En primer lugar, reiterar mi deseo de felicidad para 2016. Quiero empezar este año hablando del dolor como el principal y, a veces, único elemento de alarma con el que cuenta nuestro cuerpo para avisarnos de que las cosas no funcionan bien.